fbpx
Consejos para leer varios libros a la vez (y no estar loco)

Consejos para leer varios libros a la vez (y no estar loco)

¿Tienes varios libros en tu mesita de noche o maletín que quieres leer? ¿No terminaste uno y comenzaste curiosamente el otro y ahora no puedes soltar ninguno? Necesitas nuestros consejos para leer varios libros a la vez (y no estar loco).

Consejos para leer varios libros a la vez

La curiosidad mató al gato, pero descuida, al lector no lo va a matar, aunque si puede que te ponga algo loco. Si quieres mantener tu cordura intacta hay algunos consejitos que te ayudaran a mantener varias lecturas en simultaneo y poder mantenerte fuera del manicomio.

Sigue leyendo y toma nota de nuestros consejos para leer varios libros a la vez

Orden sobre caos

Organiza tus lecturas. Si te has decidido a leer varios libros a la vez trata de tener algún criterio. Hacer de la lectura simultanea algo plausible necesita verdadero orden y discernimiento.

Lo primero, y más aconsejable es hacer un primer borrador de lista de deseos. Escribe todos los libros que quieras leer -puedes ir agrandando la lista cada vez que quieras-. No importa si son algunos o cientos o miles, mejor. Después haz sub listas por pretensiones o temas; por ejemplo “lista de libros de terror”, “lista de libros para este año”, etc. Así podrás organizarlas a través de un eje temático.

Puedes elegir títulos de cada lista, o varios títulos de la misma lista, y hacerlo en orden y con dirección. Puedes ir marcando en la lista los próximos 5 y cuando termines esos marcas nuevos 5 y de esa forma mantienes un orden, organizas tus pretensiones de forma realista, y sabes que no olvidaras ninguno. Después del orden viene la puesta en practica de los consejos para leer varios libros a la vez y cumplir estas metas de lectura que te has propuesto.

Combinar es la clave

Después de que empieces a leer varios libros a la vez se te hará difícil volver a la rutina de uno solo. Leer en simultaneo varios libros te permite , aunque no lo creas, fluir más entre las paginas y hacer un análisis más profundo de lo que consumes. La intertextualidad te ayudará a entender lo que lees desde diferentes posturas.

Para poder lograr un proceso de lectura dinámico lo recomendable es hacer combinaciones de temas, géneros y estilos. Si te quedas estancado o estas abrumado por algunas de tus lecturas pásate a la otra. Lo ideal sería poder combinar algo intenso, con algo más ligero, temas oscuros con alguno más dulce, y así dar un equilibrio a nuestro proceso. Esto permitirá que no te aburras y que no te estanques. No leas todos los libros por vez de amor, o de terror o todas novelas, dale un poco de variedad y combina.

Cada cuál en su lugar

Cuando ya tengas definido los elegidos para la lectura asignarles un “lugar” te ayudará. Evalúa cuales son los lugares o momentos en los que puedes leer y para cada lugar puedes tener una lectura diferente. Por ejemplo, si puedes leer temprano en el camino al trabajo, durante el almuerzo y luego antes de dormir, ten un libro en cada uno de esos lugares. Un libro en tu bolso del trabajo, otro en tu lugar de descanso laboral, y otro en tu mesita de noche. Cuando acabes alguno sustitúyelo por otro. Así puedes leer y darle algo de espacio a tu cerebro para el cambio de libro.

Este consejo también incluye otra parte, y es que cada libro de acuerdo al lugar en el que lo estes leyendo tendrá su tiempo aproximado de lectura. Por ejemplo, el libro que lees camino al trabajo lo leerás por 20 minutos que es la duración de la ruta de tu casa al trabajo, el de la hora de descanso una media hora, y antes de leer una hora. Así que, en total podrás dedicar unas dos horas a la lectura sin esfuerzo y variando los textos.

Sin látigo

Aunque queramos reforzar el hábito de la lectura y ponernos serios en el tema esforzarse demás sólo producirá un bloqueo lector. Si, como el de los escritores, pero del lector. No querrás saber más nada de libros y ninguno, por más bueno que sea, te entrará en la cabeza. Así que, sé realista y bueno contigo mismo. Si algún día puedes obligarte a hacerlo amablemente, hazlo. Pero si no te apetece para nada, sencillamente no lo hagas.

Por otro lado, ponerte metas realistas es primordial. Si estas empezando en el hábito no pienses en leer un clásico peso pesado como En busca del tiempo perdido de Proust, o La divina comedia de Dante, porque quedarás frustrado y agobiado. Empieza por títulos cortos y ligeros y ve aumentando la intensidad gradualmente.

La tortuga y la liebre

Leer varios libros a la vez, como te dijimos antes, necesita equilibrio, y una de las principales formas de hacerlo es saber jugar con las velocidades. Siente libre de leer como quieras, pero si quieres afianzar un hábito de lectura constante practica técnicas de lectura veloz: lee sin mover los labios o susurrar, usa la técnica del marcador, lee agrupando palabras y evita la fijación.

Pero, aunque te recomendamos técnicas de lectura veloz, te recomendamos también tomarte tu tiempo para leer cada libro, todo el que necesites, y suéltalo cuando lo necesites también. Puedes dejarlo en stand by, o sencillamente darle a next.

Comparte el artículo entre tus amigosFacebookTwitterPinterestEmailGoogle+WhatsApp
¿Conversamos?

Síguenos @bibliobox.cl

Instagram has returned empty data. Please authorize your Instagram account in the plugin settings .